lunes, 8 de diciembre de 2014

Esos pequeños instantes


Aunque no tenía previsto exponer, Felipe Labarrera estaba allí, al frente de un salón repleto de personas en la Universidad Francisco de Paula Santander en Cúcuta. Junto a su equipo no habían parado de “camellar” por tres días consecutivos en el primer Startup Weekend organizado en la ciudad.
A Felipe lo conocía de antes porque nos había visitado en la Javeriana y con el tiempo creó un espectacular blog (Idea por Idea) para inspirar a los jóvenes emprendedores de la región. Era el primero en presentar, y como de por sí le tengo cariño, quise prestarle particular atención.
El auditorio mudo; solo este muchacho al frente de jurados, mentores, amigos y compañeros. Lo que viene de aquí en adelante me sorprendió a mí a todos los demás. No solo Felipe, sino todos los otros participantes que presentaron ese hermoso sábado en la noche, nos dejaron literalmente sin palabras.
Estos muchachos no eran los mismos de tres días atrás. Las propuestas, las ideas, el diseño, la presentación, la energía y la mirada en sus ojos.
Fue allí cuando todo quedo claro para mí.
Ese fin de semana pude presenciar múltiples veces esos pequeños instantes en que los jóvenes de nuestras regiones te sorprenden. Muchas veces de quién no lo esperas recibes una ráfaga de talento y energía. Eso me encanta...
Sentí, de una de una forma visceral, lo que la educación y el acompañamiento pueden hacer en nuestros jóvenes.
Entonces me quedo claro que no tengo mayor ambición que participar de esos pequeños instantes.
A veces trato de engañarme y pienso que necesito más que esto. Pero no. Repetidas veces la vida me recuerda que esta es mi alegría y que debo defenderla.
Mi ambición en la vida es participar cada vez más de esos pequeños instantes… en que nuestros jóvenes se demuestran así mismos que son capaces de lograr lo que ni ellos mimos tenían previsto.
Lo más hermoso que tiene este país es nuestra juventud.
Los jóvenes en cada una de las regiones de Colombia son alegres, positivos, llenos de valores y energía; ellos tienen el alma pura por naturaleza. Son los sueños en sus corazones y en sus mentes la verdadera fuente de riqueza de esta nación.
Tristemente poco hacemos por proteger este gran tesoro.
¿Cuánto de nuestro tiempo, recursos y energía dedicamos a apoyar a nuestros jóvenes?
Este tal vez sea nuestro mayor desafío. Como sociedad somos incapaces de llegar a proteger sus sueños justo antes de que se convierten en algo distinto.
Me da inmensa tristeza cada joven en Colombia al que nunca le han recordado lo inteligente y capaz que es.
Me da inmensa tristeza cada joven en nuestro país quien ha tenido que encapsular sus proyectos y ambiciones en sí mimo al faltar la mano amiga que le permita empujarlos adelante.
Si de algo tenemos que aprender como país es descubrir cómo podremos cuidar sus esperanzas entre todos.
El terreno está abonado para lograr hazañas increíbles. Tenemos los mejores jóvenes que pudiéramos desear.

Juntos podremos proteger mejor sus sueños.

2 comentarios:

  1. Excelente >> Disfruta de vacaciones en todo el mundo y a la Vez maneja un negocio renatble y prospero en Internet, generando ganancias ilimitadas una y otra vez de 1000 dolars por cada venta. Estamos necesitando personas hispanas con ganas de triunfar. Informacion en: http://www.7exitos.com

    ResponderEliminar
  2. Está muy interesante el tema. Quiero compartir algo también muy interesante para todos los que tienen un negocio o una idea de negocio. Se trata de esta Super base de datos para mercadeo, e-mail masivo, televentas: http://superbasesdedatos.com/co/CO-200.html al bajar la base le enseñan a uno como enviar miles de e-mails GRATIS.

    ResponderEliminar